Caballo Zaino

El término zaino tiene varios significados, pero el que a nosotros nos interesa es el que procede de las palabras sáḥim  del árabe andalusí y sāḥim del árabe clásico que significan ‘que es totalmente negro’. Este calificativo es utilizado para caballos y para toros con un color de pelaje característico: castaño oscuro en el caso de los primeros y negro en el caso de los segundos con la peculiaridad de que no debe haber otra variedad de color por mínimo que sea.

Ahora bien, ¿cómo es un caballo Zaino? Es aquel que se caracteriza por tener la piel pigmentada en un color gris pizarra y las crines, cola y cabos negros (por cabos nos referimos a la porción terminal de los miembros a contar desde la rodilla y garrotes hacia abajo). Su cabeza y capa tienen una combinación entremezclada de pelos negros y colorados cuyo porcentaje determinará una u otra variedad de caballo zaino, desde el más claro: el zaino doradillo, hasta el más oscuro: el zaino negro.

Como podemos ir viendo, el zaino es una tipología de pelaje, y no solo eso, es una de las más comunes y reconocibles porque a lo largo de la historia equina, los zainos se fueron extendiendo abarcando distintas razas diferenciadas entre sí por la clase, la apariencia, el tipo y el temperamento. En este último caso, encontramos tres ramas diferenciadas: Sangre fría, sangre templada y sangre caliente. Los de sangre fría normalmente son bastante amables y a la vez temerosos; los de sangre templada poseen una gran agilidad y fuerza, mientras que los de sangre caliente, que proceden generalmente de arabia y España, son nerviosos por naturaleza con un carácter más propio.

El pelaje equino

Un aspecto destacable de la cultura de los caballos es el pelaje, que puede transmitirnos información fundamental sobre el animal como por ejemplo medir su salud o valorar la capacidad que tiene de servir al ser humano.

Por pelaje entendemos el conjunto formado por los pelos del cuerpo del animal, la crin y la cola. Lo que determina el color de la capa del caballo son dos pigmentos fabricados por los melanocitos (células alojadas en la dermis que fabrican los pigmentos que dan color a la piel y a los pelos) y por tanto responsables de la tonalidad del pelaje del equino: el eumelanina, un pigmento negro o pardo, y la feomelanina, un pigmento rojo o amarillento. Estas tonalidades, llamadas básicas, resultan ser más bien oscuras y uniformes, y de ellas derivan otro tipo de tonalidades cuando entran en acción los genes de dilución haciendo que estos pelajes básicos sean más claros; un buen ejemplo de ello son los pelajes perla o champagne. La carencia de estos dos pigmentos mencionados, sea total o parcial, genera albinos y albinoides respectivamente, por ello las ocasionales manchas blancas que presentan los pelajes básicos no se cuentan dentro del pelaje en sí.

Caballo Zaino Colorado requemado y caballo albinoide

En el siglo XIX, los equinos presentaban una gran diversidad en cuanto al pelaje, algo que poco a poco ha ido disminuyendo debido a la selección y cruce con animales finos que suelen presentar un color definido como es el caso del zaino.

Para llegar a la peculiaridad del pelaje zaino, es necesario tener la presencia de un gen llamado Agoutí, denominación que procede del pelaje de color rojo del caballo primitivo, aunque es cierto, que algunos autores afirman que los antepasados eran lobunos y gateados. Este gen es un dominante que agrupa todos los pelos negros en cabos, crines y colas de los equinos.

El pelaje zaino más común es aquel que recorre de manera uniforme el lomo del caballo dejando las zonas de los tobillos, del hocico, la cola y las crines para otras tonalidades como el negro o el gris oscuro. A menudo presentan pequeñas manchas de colores blancos y oscuros ubicados en extremidades y hocico.

Dentro de los zainos encontramos distintos tipos de pelajes que nos permiten clasificarlos.

Variedades del caballo Zaino

Considerado de características mulatas, donde sus colores fundamentales abarcan el marrón y el rojizo, salvo tonalidades negras o grises oscuras en las crines, colas, hocico y tobillos, resulta más sencillo de identificar que un caballo es zaino frente a analizar la procedencia o raza específica que dicho animal presenta. Recordemos que el caballo zaino tiene diferentes características fisionómicas debido a que muchas razas presentan este tipo de pelaje.

Durante las últimas décadas el avance en el campo de la genética ha sido más que significativo en el campo de los caballos, analizando el mecanismo de mezcla de los genes de las distintas razas, de sus pelajes y clasificando aquellos que resultaban desconocidos.

Los genes se distribuyen en el momento de la gestación del potrillo, este es uno de los factores que determinan las distintas tonalidades existentes en cuanto al pelaje de los equinos. Influye además si es recesivo o dominante, a menudo los genes predominantes son aquellos de tonalidades más oscuras como negros o pardos frente a otro tipo de pigmentaciones como las rojizas o las amarillentas.

Zaino castaño, madre y cría

Los estudios realizados en este campo, han permitido crear un registro donde se incluyen factores como el pelaje del animal, la raza, el clima y la adaptabilidad que posee. Al hablar de caballos zainos, la parte que más nos interesa es la primera, la del pelaje, donde encontramos una pequeña clasificación con las distintas variedades que poseen estos caballos en cuanto a su capa. Dicha clasificación, que encontrarás a continuación,  está ordenada de la variedad más clara a la más oscura.

  • Zaino doradillo son aquellos que poseen una tonalidad más amarillenta, combinada con el castaño claro se adquieren colores agradables para la vista.
  • Zaino colorado común, posee un color colorado oscuro (habano fuerte), que va degradándose con colores leves de naranja o castaño muy claro y toques amarillentos en diversas partes del cuerpo. Si tiene patas overas se considera un excelente animal.
  • Zaino castaño, es un tipo particular de zaino colorado denominados así por su parecido al color de la cáscara de la castaña, nombre heredado de España.
  • Zaino colorado requemado, cuyo tono rojizo es más subido y oscuro. La cola, crines y cabos son negras. Algunos autores denominan también a este tipo de zaino como colorado sangre de toro mientras que otros mantienen que son dos variedades distintas argumentando que éste último tiene un tono más vibrante y fogueado mientras que el zaino colorado requemado, si bien tiene un tono rojizo subido, es más oscuro.
  • Zaino hocico de mula, son aquellos con una tonalidad más ceniza o gris en su hocico, adquiriendo una apariencia de mula junto con toques de habano oscuro y de tonalidades amarillentas. El hocico de mula viene determinado por una dilución y es más una característica de la cara como en el caso del zaino malacara que puede presentarse en cualquier variedad de pelaje (en los zaino está presente sobre todo en los zaino colorados y los zaino doradillos). Estas dos particularidades de la cabeza, se llegan a considerar por algunos autores como un tipo de pelaje en sí, aunque hay cierta controversia.
  • Zaino hosco, son aquellos que presentan más tonos rojillos, determinando unas tonalidades negras con pequeños roces de cabello castaño. Este tipo de caballos son altamente deseados en la comunidad del hipismo debido a su belleza.
  • Zaino, reúne todas las características mencionadas para este tipo de animales y el porcentaje de pelos colorados y negros entreverados es aproximadamente un 50 % cada uno.
  • Zaino pangaré, es cuando el hocico, la piel inferior a los ojos, sobacos, pecho, abdomen, babillas y bragas, tienen un color lavado (más amarillento), siendo el resto de la capa zaina. Estamos ante otra tipo de dilución como lo es el hocico de mula. El pangaré es una particularidad de la capa que puede encontrarse en distintos pelajes, pero en los zainos es donde se ve con mayor frecuencia, sobre todo en el zaino colorado y en el zaino doradillo.
  • Zaino negro, de un color habano oscuro, los pelos de su cabeza y capa son negros y colorados con una mayor predominación en el porcentaje de pelos negros lo que lo diferencia del zaino colorado.

Caballo Zaino negro

Para concluir con los caballos zainos mencionar que su pelaje puede mostrar pequeñas variaciones al cruzarse con algunas razas. Pueden presentar por ejemplo albinismos parciales como en el caso de los overos y tobianos; intensificaciones como los tiznado y rodado; rosillismo en el caso de rosillos y rosillos moros, o tordillismo como en los tordillo vinoso.

Todo esto, como mencionábamos hacia mitad del artículo en forma de pequeñas pinceladas, es debido a la genética. Hay ocasiones en que la parte genética del caballo zaino puede ser menos dominante, como cuando se cruza con un caballo de raza pura. En ciertos casos se pueden presenciar pequeñas degradaciones en forma de lunares diminutos en la zona de los glúteos del animal. Otro caso resultante del cruce entre un caballo zaino y un pura sangre, es el que da como resultado la obtención de un animal más mestizo que presenta grandes manchas a lo largo de su cuerpo otorgándole la apariencia característica de una vaca holstein.

Espero que hayas disfrutado leyendo este artículo tanto como yo escribiéndolo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.