Signos que indican una buena salud en el caballo

salud caballo

Observando al caballo podemos deducir si está bien de salud o tiene alguna anomalía o signos visibles para darnos cuenta de que algo no está bien. Muchos de estos aspectos podemos comprobarlos mediante su comportamiento diario.

Mayormente el caballo se muestra alegre y vigoroso y es el principal signo que nos indica que está bien de salud. Un pelaje lustroso, tejidos elásticos y sin signos de caspa así como unos ojos brillantes y encías muy rosadas es el cuadro perfecto.


El caballo normalmente siempre se mantendrá de pie completamente apoyado sobre las patas traseras durante el día, de vez en cuando descansará poniéndose a tres. De vez en cuando se puede tumbar pero si entramos en la cuadra rápidamente se levantará, si no lo hiciera es un signo de que algo no está bien.

La limpieza de los cascos es el momento adecuado para observar si tiene algún problema en las patas o extremidades, mayormente si notamos que tiene puntos de calor es posible que tengan contracturas o problemas musculares.

La temperatura adecuada del caballo está entre los 37 y 38 grados, si notamos que el caballo suda es conveniente observarlo porque puede estar incubando algún virus o enfermedad y deberíamos consultar con el veterinario.

Cuando el caballo está sano debe comer con apetito y masticar bien la comida. Si al acabar comprobamos que ha caído demasiado grano al suelo, sería conveniente comprobar el estado de sus dientes y muelas. A veces se forman puntas que les impide masticar bien.

La desparasitación es importante para mantener la buena salud del caballo. La frecuencia, puede variar, pero como mínimo se hará dos veces al año, aunque resulta aconsejable administrárselo cada tres meses para mayor efectividad. Y sobre todo las vacunas será el veterinario quien determine las fechas.

Con la limpieza e higiene evitaremos infecciones cutáneas muy frecuentes por el contacto que tienen con los arreos. Este tipo de afecciones hay que tratarlas bajo las indicaciones del veterinario, aunque con una buena limpieza así como los útiles del caballo se evitarán los contagios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *