Los miedos en los caballos

He visto que los caballos salgan corriendo ante su propia sombra, ni se diga cuando ven a un perro ladrando hacia ellos, ni se diga ante un ruido fuerte como un disparo el motor de un coche o cualquier otro tipo de explosión, pero todo esto puede llegar a ser entendible partiendo de la condición nerviosa del animal, pero también encontramos que en muchos casos estos patrones que aparecen con mucha claridad de potros nunca son corregidas, en muchos casos llegando a convertirse en fobias, lo cual nos puede traer muchos problemas cuando montemos el caballo.

Es cierto que siempre es necesario tener mucha precaución sobre todo cuando el animal comienza a descubrir el mundo, ya que en ese momento las reacciones pueden llegar a ser mucho más desmedidas, por lo que se puede poner en riesgo todo lo que está alrededor, pero sobre todas las cosas lo que más nos puede llegar a afectar es en nuestra condición de jinetes, por lo que siempre debemos estar ante la observación ante una reacción inesperada de un equino.

Cuando veamos este tipo de reacciones debemos tratar de especificar qué fue lo que asustó al equino, para de esta manera comenzar a trabajar con este tipo de situaciones, por ejemplo de ser un perro podemos hacer que de a poco el animal se vaya acercando, siempre respetando los tiempos del animal, haciendo que el animal se dé cuenta que no es algo que tenga sentido temerle, pero para esto siempre debemos contar con la confianza del equino.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *