Como es el sistema circulatorio de un caballo

caballos

En el artículo de hoy os contamos a cerca de una de las partes fundamentales para cualquier ser vivo: el sistema circulatorio. Y en concreto el de los equinos.

Los biólogos expertos en estos animales afirman que se pueden encontrar aproximadamente unas 300 razas distintas de caballos. Cada raza tiene sus características particulares tanto en el aspecto exterior del animal, sin embargo en cuanto al funcionamiento del organismo todos los equinos se desarrolla y trabaja de una forma prácticamente idéntica al pertenecer a una misma especie del mundo animal. Por lo tanto en cuanto al su sistema circulatorio, independientemente de la raza, lo que podréis descubrir en el artículo es aplicable a todos los caballos, sea cual sea su raza.

¿Conocemos un poco mejor está parte del cuerpo de estos increíbles animales?

El funcionamiento del sistema circulatorio es muy parecido tanto al del ser humano como al resto de los mamíferos. El sistema circulatorio está compuesto por el sistema cardiovascular, formado por el corazón y los conductos por los que circula la sangre, y por el sistema linfático. El órgano fundamental del sistema circulatorio es por tanto el corazón que es el encargado de bombear la sangre hacia todas las partes del cuerpo a través de lo¡as venas, arterias y capilares. Por otro lado el sistema linfático se forma por los vasos linfáticos, por los ganglios linfáticos y dos órganos: el bazo y el timo. Es el encargado del sistema inmune del organismo de los mamíferos.

sistema circulatorio de un caballo

Fuente: pinterest

El sistema cardicovascular

Este sistema es el encargado de encauzar y propulsar la sangre para que irrigue todo el cuerpo. Un caballo adulto de tamaño medio tiene unos 9 litros de sangre en su cuerpo. La sangre es fundamental como transportador de las sustancias vitales para el cuerpo como lo son: alimentos, oxígeno, células del sistema inmune, etc. Y además también ayuda a depurar el organismo trasportando desechos o dióxido de carbono. Por si esto fuera poco además también es la encargada de regular la temperatura corporal.

Este sistema tiene dos circuitos, uno se encarga de cubrir la zona de los pulmones y el otro lleva la sangre al resto del cuerpo. Ambos circuitos son circulares, comienzan y terminan en el corazón.

Estos circuitos presentan el patrón en cuando a los lugares por donde pasa la sangre: corazón, arterias, arteriolas, red de capilares, vénulas, venas y corazón.

El circuito pulmonar se encarga de hacer el intercambio gaseoso llevado a cabo en los pulmones. La circulación sanguínea en la zona pulmonar tiene un papel fundamental para nutrir los componentes estructurales de los pulmones, reconstruir el tejido pulmonar y distribuir el oxígeno captado por el cuerpo.

El corazón

El corazón se compone de tejidos musculares y representa una forma más redondeada en el caso del ser humano. El corazón de un caballo adulto puede pesar unos 3,5 kg. Como sucede en el resto de los mamíferos, el corazón de los caballos consta de cuatro cavidades: dos ventrículos, que son los que propulsan la sangre, y dos aurículas, una de ellas recoge la sangre de los pulmones y la otra la del resto del cuerpo.

El corazón se dispone entre el segundo y el sexto espacio intercostal en los equinos.

Hemos hablado de varios tipos de conductos presentes en el sistema circulatorio, vamos a verlos ahora con un poco más de atención de manera individual.

Arterias

Son conductos que llevan la sangre desde el corazón hasta otros órganos del cuerpo. Son conductos gruesos ya que deben soportar la presión sanguínea provocada por los bombeos del corazón. Dentro de las arterias hay distintas clasificaciones que solo vamos a nombrar en este artículo, y son: grandes o elásticas, medianas o musculares y pequeñas o arteriolas.

Capilares

Los capilares son vasos sanguíneos de diámetro muy pequeño. En ellos se realiza un intercambio de moléculas entre las células de los tejidos y la sangre. Se disponen en conjuntos llamados redes vasculares, que son muy extensos y abarcan todos los órganos.

Venas

Tienen una estructura muy similar a la de las arterias y también se clasifican según su tamaño en: venas grandes, venas medianas y vénulas o venas pequeñas. Las venas medianas que tienen unos 10 mm aproximadamente, son las más abundantes.

Las venas se encargan de llevar la sangre de los capilares sanguíneos al corazón. Son las que transportan, generalmente, los desechos y el dióxido de carbono. Hay algunas excepciones como la vena pulmonar que conducen el oxígeno para distribuirlo.

El sistema linfático

Los conductos linfáticos transportan un la linfa, un líquico que recogen en los tejidos y órganos de todo el cuerpo y lo depositan en las venas grandes.

El sistema linfático es el encargado de mantener el equilibrio líquido drenando el exceso de liquido intersticial a la sangre, se encarga también de la inmunidad al actuar como filtro frente a distintos gérmenes que entran en el cuerpo y asegurando así la defensa inmunitaria del cuerpo. Además también ayuda al sistema cardiovascular al controlar la presión sanguínea venosa y arterial.

Si este sistema funciona de manera inadecuada o se deteriora, aparece la enfermedad linfática denominada lifangitis.

La lifangitis puede ser ulcerativa (enfermedad infecciosa bacteriana) o epizoótica (enfermedad infecciosa micótica).

En el sistema linfático entran en juego dos órganos fundamentales: el bazo y el timo. De los que queremos contar un poquito más.

Bazo

Es el órgano linfático de mayor tamaño y es el encargado de las funciones inmunes y hematopoyéticas. Fuertemente irrigado por el sistema sanguíneo, elimina los glóbulos rojos dañados de la circulación y mantiene las células de sangre unidas.

Timo

Este órgano bilobulado situado cerca del corazón, está irrigado por vasos sanguíneos. Tiene su principal función desde el nacimiento hasta la pubertad y es donde maduran los linfocitos T.

Para finalizar queremos dedicar un pequeño apartado a la importancia que tiene la exploración clínica de nuestros equinos, ya que aunque las lesiones cardíacas en ellos no se manifiestan tanto como en otras especies de mamíferos, hay muchas e importantes lesiones que se deben diagnosticar de manera correcta. Por tanto es recomendable que un profesional le haga un chequeo a nuestro caballo de vez en cuando.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.