Caballo Mustang

Los Mustang o Mustangos son los caballos salvajes de Norteamérica. Está considerado uno de los caballos más bonitos del mundo y uno de los símbolos de Estados Unidos, pero… ¿Sabías que su origen es español?

Si analizamos gramaticalmente la palabra “mustang” observamos que deriva directamente del vocablo castellano “mustango” cuyo significado define a los caballos mesteños en estado salvaje y sin dueño. Estos caballos, en la Castilla del siglo XIII, pasaban a pertenecer a aquel que lograse capturarlos.

A finales del pleistoceno los equinos se habían extinguido en Norteamérica, sin embargo, durante la conquista de América, los conquistadores españoles reintrodujeron a este magnífico animal. Algunos de estos caballos se convirtieron en cimarrones (animales que se escapan o pierden y que se readaptaron a la vida salvaje) y se fueron extendiendo por todo el continente a partir del siglo XVI. Las inmensas llanuras estadounidenses y la ausencia de depredadores naturales contribuyeron a su rapidísima expansión.

Ahora bien, ¿Quiénes son sus ancestros? Siempre se ha tenido como antepasados al andaluz pura sangre español, el árabe o el hispano-árabe. Sin embargo, unos de los estudios de ADN más recientes, realizados por la Universidad de Córdoba y sus homólogos en Estados Unidos, afirman que el caballo Mustang americano procede concretamente de los Caballos de la Marisma del Entorno Natural de Doñana.

Existe una leyenda que cuenta que a Cristobal Colón, quien quería utilizar caballos hispano-árabes en la conquista del Nuevo Mundo, le dieron el cambiazo por unos equinos criados cerca de Sevilla ¿Caballos de la Marisma quizá?

Hoy día, el Mustang, está en peligro de extinción, aunque la creciente preocupación por el medio ambiente y las criaturas que lo habitan, nos hace ser positivos en este tema. Sin embargo, es cierto que a pesar de estar protegidos y de ser un símbolo americano, las poblaciones de caballo mustang siguen disminuyendo. La necesidad de pastos para el ganado es una de las causas fundamentales por la que estos descendientes de los caballos que llevaron los conquistadores españoles, sigan siendo cazados en muchos lugares de Estados Unidos.

¿Cómo es el caballo Mustang?

Los caballos Mustang actuales son ejemplares más bien compactos y fuertes que presentan una alzada entre 135 cm y 155 cm. Su cabeza y cuello son también pequeños, adaptados a las dimensiones de su cuerpo. Aunque no son caballos especialmente grandes, poseen una potencia y resistencia tales que pueden correr durante bastantes kilómetros sin agotarse.

Es una raza realmente resistente que ha sabido aclimatarse a las adversidades y sobrevivir en llanuras y pastos, alimentándose tanto de plantas verdes como de matorrales espinosos y sin la necesidad de beber mucha agua. Han soportado las inclemencias del tiempo, desde inviernos heladores hasta veranos abrasadores. Los Mustag destacan por su gran musculatura y adaptabilidad que les permite sobrevivir no solo en grandes llanuras sino en cualquier tipo de zona americana, desde las áridas hasta las más montañosas.

Su aspecto suele ser un tanto descuidado y asilvestrado, algo que les confiere una peculiar belleza. Las capas pueden ser muy variadas, encontrando cualquier tipo de tonalidad e incluso pelajes pintos y moteados. Aunque, el caballo Mustang, sí que puede presentar un tipo de pelaje más particular: una mezcla de café con tonos azules que le otorgan un brillo especial.

Casi indómitos y de gran inteligencia, esta raza equina tiene un carácter impetuoso y totalmente independiente que le ha ayudado a sobrevivir en circunstancias adversas. Son unos animales desconfiados, algo vital para la supervivencia propia y de la manada.

Normal que se considere uno de los caballos más bonitos del mundo, ¿no?

Historia

Como ya anunciábamos al inicio del artículo, los Mustang, conocidos caballos salvajes norteamericanos, no son originarios de este país. Existen, sin embargo, registros de equinos que poblaron las tierras de América del Norte hace miles de años aunque no tienen en la actualidad ningún descendiente conocido. Los caballos originarios de Norteamérica, terminaron por extinguirse en algún momento anterior al final del pleistoceno, es decir, hace más de 12.000 años. Unos cuantos siglos después, en 1492, los conquistadores españoles llegaron a este Nuevo Mundo montados en sus corceles y los equinos pronto volvieron a poblar esas tierras.

Los primeros caballos denominados caballo Mustang, eran descendientes de estos españoles que llegaron a años atrás a las playas de Florida y Méjico. Algunos procedentes del caballo árabe otros del pura sangre andaluz, o como estudios recientes de ADN prueban, del Caballo de las Marismas. Estos caballos se convirtieron en cimarrones, extendiéndose por las llanuras y prados, aumentando su población con rapidez.

Bastantes de estas criaturas fueron capturadas por los nativos americanos, que supieron ver la fortaleza y resistencia que convertía a este animal en un excelente medio de transporte principalmente pero también los hacía aptos para un gran número de funciones diferentes. Los caballos se convirtieron también en un compañero al que apreciaban tanto que llegó a sustituir a los perros como animal de compañía.

Al cuantioso número de manadas salvajes que surgieron, deben añadirse un incremento con aquellos caballos puestos en libertad por sus dueños, como por ejemplo los rancheros que los liberaban para que buscaran comida durante el invierno y no tener que mantenerlos.

A principios del Siglo XX, los ganaderos americanos consideraron que había superpoblación de caballos salvajes y que esto, sumado al aumento constante de las manadas, hacía peligrar el alimento de sus animales. Por ello, comenzaron a cazarlos. Poco a poco el número de caballo Mustang norteamericanos se fue reduciendo hasta que llegaron a cazarlos en masa haciendo que a finales de los sesenta la especie comenzara a peligrar. Fue precisamente en la década de los setenta cuando en el congreso de Estados Unidos se puso en marcha una Ley que prohibía terminantemente la caza de los equinos y los declaraba especie protegida. Gracias a esta Ley el número de Mustang dejó de reducirse drásticamente.

A finales del siglo XX, se contabilizaron alrededor de unos 30.000 caballos Mustang en Norteamérica y los expertos estimaban que este número se reduciría hasta los 10.000. Esto puso en alerta a los americanos que empezaron a crear proyectos como “Adopta un caballo” en 1973 en Montana, con el que se pretende evitar la caza o sacrificio de estas magnificas criaturas.

Espero que hayas disfrutado leyendo este artículo tanto como yo escribiéndolo.


Categorías

Razas de caballos

Desde hace mucho tiempo la escritura forma parte de mi vida y, aunque mayoritariamente he escrito de manera amateur relatos cortos y alguna novela, estoy abriéndome camino en el mundo de los artículos centrándome en aquellos temas que me apasionan como los animales. Desde que era una renacuaja he vivido rodeada de ellos y aunque ahora mismo solo tengo una perrita, continua mi pasión por perros, caballos, gatos, conejos, buitres, linces, zorros... y la lista seguiría y seguiría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.