Vitaminas y nutrientes para caballos

En el mundo animal, cada una de las especies necesita unos aportes equilibrados de nutrientes para desarrollarse de manera adecuada, poder realizar las actividades cotidianas y, en definitiva, tener buena salud. Los caballos no son una excepción y necesitan su aporte de vitaminas y otros nutrientes para estar sanos.

Cuando hablamos de nutrientes nos referimos a ciertos componentes que son esenciales como el caso de las proteínas, minerales, agua, fibra, vitaminas, etc.. Estos nutrientes suelen llegar al animal a través de la comida, por tanto una dieta equilibrada es esencial.  

Veamos cuales de ellos son esenciales para nuestros equinos.

Vitaminas

En el mercado podemos encontrar una gran cantidad de suplementos vitamínicos para los caballos. Sin embargo, antes de lanzarnos a dárselos a nuestros animales, es importante informarnos de sus componentes, de para qué sirven y si nuestro caballo los necesita realmente.

Las vitaminas son el nutriente más vendido a la hora de ser administrados mediante suplementos, esto es debido a que están relacionadas con una considerable reducción de enfermedades en los caballos. Pero, además de ser el más vendido, es el que peor se utiliza.

Es muy importante tener en cuenta que con una dieta equilibrada no debería ser necesario tener que optar por suplementos salvo en ciertos casos o en algunas épocas de mayor trabajo o ejercicio. Si nuestro animal precisa de un aporte extra, por norma general, quedará evidenciado de alguna manera. Y en el caso de querer dar algún suplemento previendo un aumento del ejercicio o del trabajo de nuestro caballo, es mejor consultar con profesionales veterinarios antes de lanzarnos a administrarles nosotros suplementos, ya que un exceso de vitaminas o ciertos nutrientes pueden ser perjudiciales. 

Las vitaminas son compuestos orgánicos que podemos encontrar divididos en dos grupos según su solubilidad: las liposolubles o solubles en grasa (Vitaminas A, D, E y K) y las solubles en agua o hidrosolubles (Vitamina C, del grupo B y las restantes). Las primeras tienen una eliminación más lenta y pueden ser retenidas por las grasas del cuerpo, mientras que las segundas son rápidamente eliminadas mediante la orina lo que las convierte en poco tóxicas.

Ahora bien, ¿Qué vitaminas son necesarias para mantener la salud y actividad de los caballos?

Vitamina A

Esta vitamina es muy conocida por su papel fundamental en la visión, pero además, es muy importante en la diferenciación celular, en la reproducción, embriogénesis, nacimiento y desarrollo del potro y, por si todo esto fuera poco, interviene en la respuesta inmune contra las infecciones. 

Es importante tener en cuenta, que un exceso de esta vitamina es perjudicial para los huesos, volviéndolos frágiles, también causa teratogénesis y exfoliación de los epitelios. 

Como podemos ver, todo es bueno en su justa medida, de ahí la importancia de cerciorarnos de qué y cuando le damos a nuestros animales y consultar con profesionales.

La vitamina A puede encontrarse en ciertos alimentos como pro-vitamina A (retinol, betacaroteno) que una vez ingeridos se transforman en vitamina A. Estos alimentos son forrajes sobre todo cuando están verdes.

Vitamina B1

También llamada tiamina, es fundamental para la contracción muscular y por tanto está relacionada con el metabolismo de los carbohidratos. Una deficiencia de esta vitamina puede suponer incoordinación muscular, temblores, falta de apetito y lo que ello conlleva como pérdida de peso.

¿Dónde se encuentra esta vitamina? En la mayoría de cereales y en la levadura de cerveza especialmente.

Vitamina B2

También llamada Riboflavina, es la vitamina que interviene en el metabolismo energético y en los mecanismo de defensa antioxidante.

Es cierto que en equinos no se a apreciado signos concretos provocados por su deficiencia, pero se han dado casos de conjuntivitis como uno de los síntomas.

Podemos encontrarlas en gran concentración en las leguminosas, un buen ejemplo es la alfalfa, y también en algunos cereales aunque en menor concentración.

Vitamina C

La vitamina C o ácido ascórbico es importante para las funciones antioxidantes ya que protege los tejidos respiratorios.Es por tanto importante para prevenir enfermedades respiratorias y para disminuir la fatiga por el ejercicio.

Los equinos pueden asimilar esta vitamina de la glucosa.

Es interesante dar suplementos de esta vitaminas cuando nuestros caballos superan los 20 años de edad, han pasado procesos obstructivos respiratorios o ciertas operaciones.

Vitamina D

Esta vitamina ayuda a la asimilación, regulación y excreción renal del calcio y el fósforo, además de a la movilización de ambos en los huesos.

Una deficiencia de esta vitamina puede suponer malformaciones del hueso por la carencia de calcio y fósforo. Mientras que un exceso causaría calcificaciones de los tejidos blandos.

Esta vitamina puede ser sintetizada por la piel de los caballos después de la exposición a la luz solar.

De ser dada en suplementos, es conveniente que se suministre con calcio y fósforo en una proporción 1.5 a 2 partes de calcio por 1 de fósforo.

Vitamina E

Gran conocida por su función antioxidante. Esta vitamina protege los lípidos de las membranas celulares y los músculos lo que impide que estos se oxiden. Además interviene en la respuesta inmune y en el metabolismo energético. Por lo tanto ayuda a la disminución de agujetas y es muy recomendada para los caballos de competición.

Una deficiencia de vitamina E puede causar distintas enfermedades como la enfermedad del músculo blanco en potros o la enfermedad degenerativa de la espina dorsal.

¿Dónde la encontramos? en muchos tipos de alimentos como pastos frescos, forrajes verdes en gran concentración, y en menor concentración en cereales. Las plantas tienen más concentración de vitamina E cuanto más jóvenes sean.

La vitamina E junto con selenio, puede ser administrada para prevenir daños causados por la oxidación en las células.

Hay que tener en cuenta que el selenio puede ser tóxico, pero para ello habría que darle a nuestro animal durante varios días y una cantidad alta. Por tanto es difícil llegar a intoxicar a un caballo. Aún con todo, y lo repetiremos varias veces a lo largo del artículo, la clave está en el equilibrio de la dieta del animal y de los suplementos que se le proporcionen si fuesen necesarios.

Vitamina K

Esta vitamina sirve para la generación de glóbulos rojos, para los procesos de coagulación, es conocida también por ello como vitamina antihemorrágica.

Es muy raro encontrar deficiencias de esta vitamina y por tanto no podemos hablar sobre sus consecuencias.

Los forrajes tienen gran cantidad de concentración de esta vitamina aunque también puede encontrarse en cereales.

Minerales

Los minerales son otro de los grupos esenciales de nutrientes que necesitan nuestros equinos. Son necesarios para el crecimiento y desarrollo óseo, además, son los que se encargan de que haya una correcta circulación.

Los minerales imprescindibles en la dieta de nuestros caballos son:

  • Calcio, para tener una estructura ósea y unos dientes fuertes y para funciones correctas en sangre y músculos.
  • Cloruro sódico, fundamental en los fluidos del cuerpo y la sangre.
  • Cobalto, para la síntesis de la vitamina b12.
  • Cobre, fundamental junto con el hierro.
  • Fósforo, para un correcto equilibrio del calcio y reparar los tejidos.
  • Hierro, para la formación de hemoglobina. Hay que tener cuidado ya que un uso inadecuado de suplementos de hierro, puede llegar a ser tóxico.
  • Iodo, ayuda al correcto funcionamiento de las tiroides.
  • Magnesio, para el tono muscular y el correcto desarrollo del esqueleto.
  • Manganeso, importante para la función reproductora y para la estructura ósea.
  • Potasio, importante para los glóbulos rojos y las células musculares, además de para el metabolismo de los carbohidratos.

¿Cómo saber si nuestro caballo necesita un aporte vitamínico?

Lo primero de todo es reparar en la alimentación de nuestro animal, analizar qué come y qué nutrientes le aporta. Para conseguir esto repararemos en la información nutricional otorgada por el fabricante de pienso teniendo en cuenta las variables de sexo, tamaño, edad, etc. de cada equino.

Si la dieta proporcionada a nuestro equino es equilibrada, lo más seguro es que no necesite ningún aporte extra salvo en momentos muy puntales de trabajos fuertes, mucho ejercicio o por problemas de salud.

No existe un patrón válido para los caballos, pues cada animal es único y tiene unas circunstancias y necesidades únicas. Por ello remarcamos la importancia de consultar con un veterinario profesional.

Si podemos recomendar algunas pautas generales: 

Para caballos deportistas, por ejemplo, el aporte vitamínico debe ser muy completo.

En caballos que suelen estar en establos, los nutrientes que obtienen del heno y la alfalfa suelen quedarse pobres. En estos casos, un suministro extra de vitaminas puede ser muy recomendable.

Para potros es necesario que tengan una dieta que les suministre las vitaminas A, C y D además de calcio y fósforo. Por otro lado, en caballos adultos, además de las tres vitaminas anteriores es muy necesario el Cinc.

Los caballos que pueden pastar con libertad, no suelen necesitar suplementos extra salvo en algún periodo concreto de competición o trabajo.

Un error habitual suele ser dar un suplemento para solucionar una problemática concreta como por ejemplo biotina para los cascos. Sin embargo, todos los nutrientes están relacionados entre sí ya que trabajan en conjunto. Por eso remarcamos la importancia de una correcta y equilibrada dieta. Y, en el caso de ser necesario suplementos extra, optar antes por las opciones que nos ofrecen una mezcla de vitaminas y minerales.

Y sobre todo, no errar en darle a nuestro caballo un exceso de suplementos ya que hemos visto que puede ser perjudicial.

Espero que hayas disfrutado leyendo este artículo tanto como yo escribiéndolo.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Caballos, Salud y cuidados

Desde hace mucho tiempo la escritura forma parte de mi vida y, aunque mayoritariamente he escrito de manera amateur relatos cortos y alguna novela, estoy abriéndome camino en el mundo de los artículos centrándome en aquellos temas que me apasionan como los animales. Desde que era una renacuaja he vivido rodeada de ellos y aunque ahora mismo solo tengo una perrita, continua mi pasión por perros, caballos, gatos, conejos, buitres, linces, zorros... y la lista seguiría y seguiría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.