Problemas de piel en los caballos

piel caballo

La piel en el caballo es un importante mecanismo de defensa así como el más expuesto siendo un punto que nos indica la salud del equino así como estado alimenticio y su higiene, de ahí la importancia de tratar todos los problemas que le surjan.

Primeramente para ser tratado hay que saber cuáles son los problemas que le están afectando a la piel y le produce el malestar al caballo.


Si tiene lesiones, problemas o algún tipo de malestar, el aspecto cambia y refleja mala imagen así como molestia e incomodidad por el prurito y como consecuencia el caballo reflejarán bajo rendimiento en cualquiera de las funciones o disciplinas a las cuales está sometido.

Las lesiones más comunes que puede afectar a la piel del caballo son: los hongos, bacterias, parásitos, traumatismos, heridas por objetos punzocortantes o por quemaduras con fuego o con agentes químicos entre otros y cualquiera de las combinaciones de los agentes citados.

Hay que tener en cuenta que el caballo está expuesto constantemente a factores externos, llamados microorganismos como estiércol y la orina que en conjunto forman un cultivo para la proliferación de agentes que causan los problemas en la piel.

También los caballos de entrenamiento o que siguen una disciplina están sometidos a una severa carga de estrés por lo que su sistema inmunológico decae y ello se puede derivar en la falta de defensas y la fuerte presencia de enfermedades.

Para tratar las lesiones en la piel del equino, dependiendo la magnitud de la enfermedad y patología, están las pomadas de yodo, extracto de semilla de toronja con sábila y un compuesto de piritionato de zinc a modo de champú para aplicar en la piel del caballo.

Los tratamientos los tiene que indicar el veterinario porque dependen factores como la raza y el tipo de patología para aplicar correctamente tanto en cantidad como en tiempo el tratamiento.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *