Los caballos también tienen enfermedades mortales

En el blog hemos hablado en alguna que otra ocasión sobre las enfermedades que pueden tener los caballos. La mayoría de ellas no deberían darnos más allá de un susto leve. Pero existen algunas que pueden resultar un problema difícil de abatir. Nos referimos a las enfermedades mortales, esas que en ocasiones incluso matan a los animales. Tened cuidado con ellas.

Casi todas empiezan de la misma manera: con pequeños síntomas que después se van haciendo más graves. Ante el primer problemas más o menos llamativo, lo mejor sería ponerse en contacto con nuestro veterinario habitual con el fin de que nos aconseje qué hay que hacer. Es muy posible que le haga algunos exámenes al animal para comprobar su estado y, a partir de ahí, dictaminar lo necesario.

En el caso de que no tratemos convenientemente la dolencia, es posible que se vaya agravando. Los síntomas se harán más llamativos y, por supuesto, la salud del caballo irá empeorando conforme los días vayan avanzando. Llegados a ese instante es posible que hay que poner en marcha remedios más agresivos. Las bacterias se habrán metido más a fondo en el torrente sanguíneo del animal, provocando no pocos inconvenientes.

No descartéis que, llegados a un determinado punto, el animal muera. Eso, en el caso de que no se le proporcionen los cuidados adecuados. De hecho, no sería la primera vez que pasara algo parecido. Os repetimos el consejo que os hemos dado con anterioridad: si veis que vuestro caballo está sufriendo alguna enfermedad, mejor ponerle un remedio lo antes posible. Si no, podría ser mortal.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *