Las garrapatas que infectan a los caballos

caballo-garrapatas

Una de las infecciones que puede afectar al caballo en la piel viene derivada por las garrapatas y los gérmenes que estas dejan, a parte de infecciones, molestias e irritaciones en el caballo que podrían afectar en su rendimiento y trabajo.

Tenemos que tener en cuenta que las garrapatas las hay de varios tipos y de ahí depende la infección. Están las garrapatas que se alimentan de los equinos, atacándoles en las patas, el vientre y las orejas y están las que suele estar en los setos y zarzales desde donde pasan al cuerpo del caballo, a sus patas y a su pecho. Una vez allí se alimentará de su sangre.

Hay que tener en cuenta que las garrapatas transmiten enfermedades a otros animales y sobre todo pueden ser afectados por la ‘piroplasmosis’, parásitos protozoarios del genero Babesia, que invaden los glóbulos rojos de la sangre, produciendo su destrucción.

Sabremos que el caballo tiene garrapatas por unos síntomas muy evidentes: estará inapetente, decaído, fiebre alta y mucosidad en los ojos y boca, de color entre amarillo y anaranjado. Estos serán los síntomas si es picado por docenas o centenas de garrapatas, ya que el equino lo percibirá como una molestia considerable, independientemente de que la garrapata trasmita una enfermedad o no.

Hay que ser consciente del riesgo y estar alerta ante las garrapatas. Si se descubren garrapatas en el caballo, es aconsejable quitárselas con alcohol, y llegarlas al veterinario para que determine la especie de garrapata que es y así determinar qué posible infección ha podido transmitir.

Es un error intentar tirar de la garrapata adherida a la piel de caballo, la cabeza quedará en la piel y eso le producirá infecciones aún más agudas. La intención es que la garrapata muera y caiga entera, sin que quede ninguna parte de la garrapata dentro de la piel del caballo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *