Gypsy vanner, los “caballos gitanos”

Gypsy Vanner

El origen de la raza Gypsy Vanner, popularmente conocidos como “caballos gitanos”, se remonta a la segunda mitad del siglo XIX. Las familias británicas e Irlandesas de etnia gitana comenzaron a cambiar las mulas que utilizaban de manera tradicional, por caballos. Unos equinos fuertes que eran capaces de tirar de las pesadas carretas y que además gracias a su docilidad podían ser montados a pelo y eran perfectos para estar con toda la familia.

Son precisamente características como su potencia de tiro o su carácter manso, lo que ha hecho que los Gypsy Vanner se hayan extendido a lo largo de todo el mundo.

¡Conozcámoslos lo un poco mejor!

Después de la Segunda Guerra Mundial, esta raza comenzó su expansión siento utilizada en granjas, como caballo de tiro principalmente, aunque también para otras actividades ecuestres dada su versatilidad.

Aunque ha recibido distintos nombres a lo largo de su historia, el que se ha mantenido y por el que se le conoce hoy día es el que hace referencia a su origen: Gypsy Vanner o Caballo de los gitanos.

Se trata de una raza muy agradable a la vista debido a sus colores y su exuberante volumen de crines y cola. Aunque pueden ser equinos más bien pequeños, están constituidos de manera sólida, con huesos fuertes, cascos y articulaciones grandes y una disposición estable. Veamos más en profundidad cómo es su morfología.

¿Cómo son?

La anatomía y musculatura de estos equinos los hace capaces de tirar de pesadas carretas sin cansarse. Poseen una altura que está entre 145 cm a 155 a la cruz (aunque pueden llegar hasta 168 cm) y un peso de hasta 635 kg, dependiendo de su alimentación y actividad. Son equinos compactos, de pecho amplio y dorso corto. Posee unos cuartos traseros redondeados y donde se detecta un pliegue en la piel que es típico de la raza y que en ellos se denomina “Butt Apple”. Son equinos muy bien proporcionados, ni muy grandes ni muy anchos.

Los cascos de los Gypsy Vanner destacan por ser de grandes dimensiones, algo que les hace poseer una amplia superficie de apoyo. El cuello es fuerte, con una cabeza fina.

Pero hablemos de dos de las características fundamentales de esta raza: su pelaje y su carácter.

El pelaje

A primera vista, sin duda lo que más destaca y llama la atención es el pelaje. Su pelo sedoso y recto es lo que ha llevado a la raza a ser considerada una de las más bellas del mundo. Los tobillos están adornados y envueltos en su totalidad por pelos (llamados plumas en las patas) más bien largos que permiten que el animal mantenga el calor en las extremidades. Ésto era realmente útil en las zonas de Escocia, Irlanda e Inglaterra de las que es originario donde los inviernos son fríos. Las crines y la cola son largas, llegando esta última a rozar el suelo, y con una caída fluida.

La capa predominante de esta raza es la pinta o pía, en los colores blanco y negro. Aunque pueden presentar una gran variedad de colores como ruanos o castaños, aunque siempre en combinación con pelajes pintos.

Gypsy horse

Fuente: youtube

El carácter

Su carácter es extremadamente dócil por lo que es ideal para ser montado por todo tipo de jinetes inexpertos, en especial para los niños. Son tremendamente sociables llegando a ser comparados con los perros. Todas las características de su carácter junto a su apacibilidad y versatilidad en las funciones o tareas que puede desempeñar, es lo que ha hecho que esta raza haya tenido gran éxito mundial.

Hay que añadir, también como característica, que se ha demostrado por expertos, que son una de las razas equinas que demuestran poseer mayor inteligencia. Este es uno de los motivos por el que se crea un vínculo de amistad entre el animal y su propietario, que con otras razas no es posible conseguir. Les llaman también el caballo de los niños por ser muy mansos y nobles.

Historia

Hacia 1850 las familias de etnia gitana habitantes en el Reino Unido e Irlanda comenzaron a utilizar los caballos en sustitución de las mulas que solían utilizar para remolcar sus caravanas. Durante más de cien años, los gitanos se dedicaron a la cría selectiva de ejemplares para crear una raza de caballos que cumpliera sus exigencias y necesidades. Fue en el año 1996 cuando los conocidos como “caballos gitanos” formaron una raza oficial denominada Gypsy Vanner.

El objetivo era crear un caballo único. Un animal capaz de tirar de sus pesadas carretas durante todo el día comiendo y bebiendo solo pequeñas cantidades. Al mismo tiempo, buscaban que fuera lo suficientemente dócil como para ser manejados por los miembros más jóvenes de la familia. Y, por si eso no fuera suficiente, que tuviera un factor estético impactante, con una cabeza refinada y un pelaje que no dejara indiferente. El caballo era para estos gitanos símbolo de un buen estatus en la sociedad, por ello pusieron mucho ímpetu en la creación de la raza.

Caballo gitano

Un detalle curioso de esta raza, es que cuando los gitanos los ponían en marcha a tirar de las carretas, el caballo no paraba hasta llegar a su destino. Podían recorrer una gran cantidad de kilómetros. Fue un caballo creado para tiro, aunque hoy día se haya adaptado a la silla, convirtiéndose en un caballo de monta muy cómodo.

El resultado, sin lugar a dudas, fue todo un éxito. Ahora bien, ¿Cómo lo consiguieron? Diversas investigaciones en los orígenes de la raza, han revelado que recibieron influencia del caballo de Shire y el Clydesdales. Sin embargo, sigue habiendo dudas, ya que los gitanos mantuvieron en secreto los ejemplares que utilizaron para la cría y elaboración de la raza que deseaban lograr.

En 1996 se fundo The Gypsy Vanner Horse Society, junto con el primer libro genealógico de la raza.

Actualmente, la raza está cada vez más extendida y es cada vez más apreciada. Son muy utilizados para la exhibición debido a la impactante estética de la que hemos ido hablando.

Espero que hayas disfrutado leyendo este artículo tanto como yo escribiéndolo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.