Estribos: su historia, cuál elegir y la posición correcta del pie

Los estribos son uno de los elementos fundamentales para el jinete a la hora de mantener el equilibrio sobre el caballo. Es una pieza esencial para la seguridad del jinete, en ella recae el peso.

Por ello, la elección de los estribos es fundamental, así como la correcta posición del pie. ¡Veamos un poco más sobre todo ello!

En cualquiera de las disciplinas de equitación, la posición del pie debe ser la correcta para mantener el equilibrio, aquí intervienen una pieza imprescindible: el estribo. Se debe pisar fuerte hacia abajo y llevar el estribo en la punta del pie.

Cuando un estribo está bien dispuesto, alcanza el hueso del tobillo y deja colgar la pierna con libertad desde la silla. Aquí entra en juego comprobar que las aciones de las que cuelga el estribo tienen una longitud adecuada para el jinete.

Algo importante y a tener en cuenta con los estribos, es no dejarlos colgados nunca sino se va a montar, ya que pueden dañar al caballo al golpear contra él o quedarse enganchados con algo. Lo más conveniente es llevarlos atados deslizándolos hacia arriba y pasando la ación entre ellos para afianzarlos.

Los estribos a lo largo del tiempo

Con el paso de los años, los estribos han ido evolucionando en forma y en materiales. Llegando a un punto en que los propios jinetes de competición junto con los fabricantes líderes en el mercado de la hípica, han desarrollado productos donde han puesto todas sus experiencias personales y profesionales, incrementando la seguridad, la comodidad y la calidad.

¿Cómo surgieron los estribos?

En algún momento del siglo IV de nuestra era, se diseñaron y comenzaron a utilizarse en China unos apoyos para el pie que facilitara la sujeción del jinete al caballo. Fueron realizados en hierro fundido y también alguno en bronce y estaban suspendido por correas.

Sin embargo, se conocen primitivos estribos que tenían forma de lazada que quedan representados en el arte de la India ya en el siglo I antes de nuestra era. Estos antecedentes de los estribos, podían ser muy sueltos y parecía que se utilizaran para montar sólo, y, por otro lado, otros cuya forma y representación hacen pensar que sólo se introducía el dedo gordo del pie. Sin embargo no se sabe a ciencia cierta si estos elementos representados en las imágenes antiguas del arte de la India, eran realmente estribos.

Este invento fue extendiéndose con el paso del tiempo. Los estribos eran usuales en el siglo V entre algunos pueblos asiáticos, particularmente los ávaros, quienes los fueron difundiendo.

Los primeros estribos ávaros eran piezas circulares aplanadas en la parte inferior para sujetar mejor el pie. Además poseían una especie de lengüeta perforada en la parte superior, por donde se fijaba a la correa de suspensión. Algunos estudiosos afirman que los estribos llegaron a Occidente de la mano de los ávaros, cuando éstos en el siglo VI llegaron al Imperio Bizantino. Los francos no tardaron en sumarse a añadir esta pieza a sus sillas de montar.

Fueron muchos quienes apreciaron las ventajas de utilizar los estribos. Este elemento, ayudaba al jinete a tener un mayor control del animal que montara. Además, que al ser responsable de mantener la estabilidad del jinete,proporcionó una mayor precisión a la hora de disparar flechas desde el caballo y facilitaba el uso de espadas u otras armas. Por lo tanto, este invento también supuso una mejora en la guerra.

A partir del siglo IX hay constancia de numerosas representaciones de estribos en Europa.

Tipos de estribo

No se puede indicar qué estribo es mejor ya que entran en juego los gustos de cada uno. Si que podemos dar unas recomendaciones de lo que creemos que debe tener un buen estribo.

Lo importante a la hora de elegir los estribos es que proporcionen sujeción total al pie, de manera que no se mueva nada en absoluto para que el jinete no tenga que estar preocupado en llevar una posición correcta en el pie y se centre en montar a caballo. En este sentido en ancho recomendable es de 1cm aproximadamente por cada lado del pie. Con un estribo más ancho el pie se resbalaría y con uno más estrecho el pie quedaría atrapado en caso de caída, algo muy peligroso para el jinete.

Además, de la anchura hay que comprobar que la suela de goma está bien fijada ya que este elemento es el que evitará que el pie se nos resvale. Otro dato importante es que su diseño garantice la liberación del pie del jinete en caso de caída.

Otro detalle interesante, es que el estribo tenga peso, unos 3 kg. para que en caso de que se suelten no salgan despedidos en cualquier dirección como ocurre con aquellos estribos que pesan muy poco. Así el jinete puede recuperarlos con mayor facilidad.

Veamos ahora los tipos de estribos que nos podemos encontrar:

Los estribos clásicos o ingleses

Son los más utilizados ya que su diseño es adecuado a casi todas las disciplinas, exceptuando las carreras. Los estribos clásicos están elaborados con acero inoxidables que incorporan tacos de goma.

Comprar – Estribos clásicos

De seguridad

Estos estribos incorporan en su diseño una goma atada por la parte exterior para que en caso de caída el pie del jinete se suelte de manera rápida y fácil. Si se sucede una caída, esta goma se soltaría o se rompería liberando el pie.

Comprar – Estribos de seguridad

Kournakoff

Su característica es que su diseño hace que el talón quede más abajo que la punta del pie. Esto se debe a que la ranura por la que se pasa la ación está desplazada hacia el interior y las ramas del estribo se inclinan hacia delante.

Australiano simple o de rama ondulada

La rama exterior del estribo está ondulada, esto hace que el pie del jinete no quede atrapado en caso de caída.

Curvo o tipo jaula

Poseen una curvatura o jaula orientada hacia delante. Este tipo de estribo es recomendable para aquellos que tienden a calzar demasiado el estribo.

Espero que hayas disfrutado leyendo este artículo tanto como yo escribiéndolo.

Comprar – Estribo curvo


Categorías

Caballos

Desde hace mucho tiempo la escritura forma parte de mi vida y, aunque mayoritariamente he escrito de manera amateur relatos cortos y alguna novela, estoy abriéndome camino en el mundo de los artículos centrándome en aquellos temas que me apasionan como los animales. Desde que era una renacuaja he vivido rodeada de ellos y aunque ahora mismo solo tengo una perrita, continua mi pasión por perros, caballos, gatos, conejos, buitres, linces, zorros... y la lista seguiría y seguiría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.