El caballo estabulado y sus vicios (II): meneo del oso

El meneo del oso, también llamado baile del oso o tiro del oso, es uno de los vicios de cuadra más comunes. Consiste en un meneo constante, de un lado al otro, de la cabeza del caballo, junto con el cuello y el tórax. En numerosas ocasiones va acompañado de un movimiento lateral, cargando su peso de forma alternativa en una de sus extremidades anteriores. Debido a esto, pueden surgir problemas musculares por el constante balanceo.

No tiene ningún objetivo concreto, y es utilizado más bien como una forma de distracción; aunque algunos estudios muestran ya la posibilidad de que se deba a factores alimenticios, como la ingesta de fibra. En la mayoría de los casos, las causas son bastante simples, y muy similares a las que provocan el resto de estereotipos de cuadra; así, es común que un caballo presente más de un vicio a la vez. Como primera causa encontramos el aburrimiento. Si el caballo no sale lo suficiente, y no puede relacionarse socialmente con otros caballos o su dueño, busca un modo de entretenerse; de este modo, comienza con el baile del oso, o a dar vueltas por la cuadra. Otra de las posibles causas es la falta de alimento durante periodos prolongados, lo cual también provocaría que el caballo no encuentre nada que hacer. A su vez, los caballos que viven en un box muy pequeño, y no salen casi nada, necesitan encontrar una forma de gastar la energía que les sobra (por así decirlo).

Todo esto se resume en una sensación de frustración referida a su aparato locomotor, y más todavía si son caballos muy activos; aunque también encontramos esta clase de reacción ante un evento que le pone nervioso, como cuando le van a echar de comer o si su dueño está rondando por las cuadras pero no le hace caso.

Todos los vicios son muy difíciles de eliminar. Puede prevenirse su aparición, evitando que el caballo sufra estas situaciones que he citado más arriba, pero una vez ya lo tiene, no sirve con eliminar las que se estén produciendo. Aunque sí tenemos algunos consejos que se puede intentar, como por ejemplo llenar su cuadra de estímulos para intentar mantenerlo ocupado, soltarlo más al campo, o hacer que trabaje más montado. También es buena idea llevarlo de paseo del ramal, por ejemplo.


Categorías

Etología

Ángela Graña

Amazona de Doma Clásica. Actualmente trabajando como monitora y doma de caballos en el Centro Social Ecuestre Hípica Celta, de la Ganadería Hijos... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *