El caballo salvaje

Caballo salvaje marrón

El caballo es uno de los animales más bellos, majestuosos y nobles que existen y cohabitan con el hombre. Criaturas dóciles que han sido nuestros fieles compañeros de viaje durante siglos. Sin embargo, y aunque muchos de nosotros pudiéramos pensar en un principio que esto no es así, aún quedan algunos caballos que se han resistido a compartir sus vidas con la del ser humano, evitando ser domesticados por todos los medios, y que son conocidos como caballos salvajes.

Y es que los caballos también han sido símbolo de fuerza, de garra, de rebeldía y espíritu libre. Por lo que no es de extrañar que esa esencia haya sido conservada y que hoy en día aún queden poblaciones que viven en plena naturaleza o, al menos, de un modo muy similar.

A continuación os intentaremos acercar un poco más a los caballos salvajes, su estilo de vida, sus costumbres, etc.

Hábitat

Caballo salvaje pastando

No es fácil presenciar a los caballos salvajes, puesto que no son un animal muy común que digamos. Las zonas que han tomado por hábitat suelen ser, por norma general, áreas con abundantes prados y praderas pobladas por una vegetación perenne y bastante húmedas. Estas áreas se corresponden con grandes y amplias llanuras abiertas y despejadas con el fin de observar en todo momento a posibles peligros como los depredadores.

No obstante, su hábitat también puede variar un poco dependiendo de la estación o momento del año en el que nos encontremos. Los caballos salvajes son más bien nómadas, lo que hace que se desplacen en función de las condiciones climáticas y demás. En invierno, optan por partes montañosas o menos despejadas, las cuales les pueden servir para encontrar un refugio y combatir las desavenencias temporales. Ya en primavera, donde comienza la época de cría, y, sobre todo, en verano, se decantan por los lugares anteriormente citados.

Comportamiento del caballo salvaje

Caballo salvaje trotando

Cabe destacar que estos caballos no son animales solitarios, sino que, como ocurre con la gran mayoría de herbívoros, viven formando manadas o rebaños de un número no muy extenso de ejemplares. Estos rebaños y manadas son denominados como harenes y están compuestos por entere cuatro y veinte individuos, más o menos. En dichos harenes, es frecuente que uno de los individuos ejerza el liderazgo dentro del grupo. Este papel recae normalmente sobre la figura de un macho de cierta edad, y que recibe el nombre de macho dominante o semental. A él le acompañan varias hembras y sus crías. Entre las funciones del semental se encuentra el proteger a los demás miembros y evitar que otros machos se intente apoderar del harén.

A los machos más jóvenes, cuando alcanzan la madurez sexual, son expulsados del rebaño. Es entonces cuando estos comienzan su labor de convertirse en un futuro semental y dirigir un grupo de hembras.  Hasta entonces, no es de extrañar que varios machos jóvenes deambulen juntos.

Alimentación

Harén de caballos salvajes

Como ocurre con sus parientes domésticos, los caballos salvajes también realizan una dieta puramente herbívora, la cual acompañan con la ingesta de algunos minerales que contengan especialmente sal y sodio, lo que le sirve de complemento para suplir posibles carencias nutricionales.

Razas de caballos salvajes

Manada de caballos salvajes

Entre todos los caballos salvajes, podemos establecer una clasificación, la cual obedece o tiene como criterio el origen de los mismos, y da como resultado tres tipos distintos: caballos cimarrones, caballos semi-cimarrones y caballos salvajes puros o verdaderos.

Caballos cimarrones

Los caballos cimarrones son aquellos caballos salvajes que proceden de caballos domesticados. Son caballos que fueron liberados en la naturaleza, lograron adaptarse a ella y comenzaron a reproducirse.

De todos ellos destacamos, por un lado, los caballos mustangos, que son aquellos que habitan en el oeste americano, y que descienden de los caballos que portaban los conquistadores alemanes, además poseen herencia de caballos árabes y andaluces.

También tenemos los caballos del Namib, cuyo origen se encuentra en los caballos alemanes. Se hallan en el desierto del Namib, de ahí su nombre, y apenas quedan unos 300 ejemplares.

Por último, están los apodados como caballos brumbies, que se corresponden con los caballos salvajes de Oceanía, y más concretamente de Australia. Proceden de los caballos domésticos de los antiguos campesinos del lugar. Son muy característicos debido a su pequeño tamaño y, a diferencia de los mustangos y los caballos del desierto del Namib, son muy numerosos.

Caballos semi-cimarrones

En realidad, estos caballos no son caballos salvajes como tal, puesto que pertenecen a una persona que posee una ganadería. Lo que ocurre, es que no viven en granjas ni establos, sino en amplias fincas en las que se encuentran en semi-libertad.

En España son muy comunes, sobre todo en la zona norte, haciendo especial hincapié en comunidades como el País Vasco. El más claro ejemplo de ellos es el conocido como el caballo de Camarga.

Caballos salvajes puros o verdaderos

Por desgracia, los caballos puramente salvajes, es decir, aquellos que nunca han mantenido el contacto con el hombre o descienden de caballos que sí lo han hecho, ya no existe. Pero sí hay que comentar que en su momento sí los hubo.

Concretamente, fueron dos las razas de caballos verdaderamente salvajes: el caballo de Przewalski y el caballo Tarpán.

El caballo Przewalski vivió en las zonas centrales de Asia, y deben su nombre al coronel ruso Nikolaï Przewalski, quien los descubrió y los puso ante los ojos del mundo, algo que derivó en su desaparición.

Por su parte, el caballo Tarpán poblaba las partes del Oeste de Asia y de Europa central. Era un caballo de un tamaño muy pequeño y que se asemeja, en muchos aspectos, al pony que conocemos hoy en día.

¿Dónde se pueden ver caballos salvajes de hoy en día?

Yegua y potros salvajes

Por fortuna, la preocupación por conservar la naturaleza y todo lo que le rodea está creciendo. Esto ha propiciado que se estén creando muchos espacios para proteger a ciertos animales que están en peligro de extinción. Uno de ellos son los caballos salvajes.

En España, ya se han creado varios espacios en los que los caballos salvajes son bienvenidos y pasan a tener un rol fundamental. Hablamos de lugares como Salgüero de Juarros.

Esta circunstancia también se ha hecho patente a nivel europeo, y muchos parques naturales están considerando la posibilidad de incluir a los caballos salvajes entre sus inquilinos estrella.

Fuera del territorio español y de Europa, hay otra países que cuentan con caballos salvajes entre su fauna autóctona, como es el caso de Mongolia.


Categorías

Caballos

Carlos Garrido

Apasionado del deporte, la naturaleza, el mundo animal y la escritura. Me encanta aprender y contar cosas nuevas a los demás a través de mis textos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *