Caballos Hannoverianos, una de las principales razas del salto

La raza de caballos hannoverianos es una de las razas equinas típicas en la Doma Clásica. Además, es una de las que más destaca en las competiciones de salto. Esto se debe a sus principales características: su potente y equilibrada anatomía y su carácter dócil. Todo ello le han convertido en una de las razas de más éxito a nivel deportivo y por tanto en popularidad.

Sin embargo, la creación de la raza se hizo teniendo en mente lograr un caballo con buenas dotes para el trabajo agrícola. Un caballo que sería muy utilizado en el ejército. Una raza de equinos que terminó siendo una de las más valoradas en el deporte como ya hemos anunciado.

¿Los conocemos un poco más?

El caballo hannoveriano, tiene su origen alrededor del siglo XVI en la ciudad de Hannover, Alemania, de donde procede su nombre.

Fue el resultado del cruce de distintas yeguas de la zona con buenas características para el trabajo agrícola y ejemplares de la raza Holstein. Este cruce dio como resultado la obtención de un animal elegante en la monta y ligero, que además podía realizar los trabajos de campo comunes.

Con el paso del tiempo, la raza iría siendo modificada para adaptarse a los nuevos usos que se le dieron, hasta llegar al equino actual.

Características del Caballo Hannoveriano

Con una altura entre 155 cm y 170 cm, estamos ante una raza muy ágil, cuya potencia de salto es muy destacable. Esta característica se debe a sus extremidades: fuertes, compactas, relativamente cortas y con articulaciones pronunciadas.

Tiene el dorso alargado, grupa musculosa y una cola de inserción alta. Al final del cuello largo y fino, está la cabeza de un tamaño mediano, que tiene ojos expresivos.

Hablemos ahora del pelaje del caballo hannoveriano. Las capas pueden ser muy variadas, con cualquiera de los colores sólidos,  siendo las más comunes los colores castaños oscuros o el alazán.

Una curiosidad en el pelaje de esta raza es que al inicio se seleccionaron caballos blancos, pero la genética hizo que este color desapareciera por completo.

Fuente: wikimedia

En cuanto a su carácter, son equinos de naturaleza tranquila, muy dóciles e inteligentes aunque en ocasiones, sobre todo con los híbridos, pueden mostrar tozudez.

Estas características se consiguieron en gran medida excluyendo animales agresivos a la hora de la cría, se emplean únicamente aquellos equinos con un temperamento calmado.

Un poco más de su historia

Ya comentábamos al inicio del artículo, que la raza hannoveriana procede en gran medida de la holsteiner. Además, tiene sangre del pura sangre inglés y de los primeros caballos originarios de la zona de Hannover.

La realeza inglesa y en especial el rey Jorge II, sintieron especial interés por la raza hannoveriana.

Fue precisamente este monarca quien en 1735 fundó el primer centro de cría estatal en Alemania. Para este fin se utilizó la yeguada de la ciudad de Celle. Eran caballos de la raza Holsteiner, descendientes de yeguas nativas con sangre italiana, española y oriental, destinados a acarrear carruajes debido a su potencia y buena estampa. También se emplearon yeguas cuyas características las convertían en unos animales excelentes para el trabajo agrícola. 

Ésto último fue importante ya que la cría de esta raza tenía como objetivo lograr un caballo bueno en el trabajo de campo y además pudiera ser versátil.

Esta fue la raza elegida para tirar de las carrozas reales británicas hasta el siglo XX. En 1924, el número de sementales rondaba los 500 ejemplares en Celle. Durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, la raza hannoveriana sufrió un daño considerable.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, la cría de la raza hannoveriana se incrementó de manera significativa debido al aumento de su uso para el deporte. Como consecuencia se realizaron cruces con caballos pura sangre ingleses, con Trakehner y con árabes, consiguiendo una raza aún más potente y de movimientos más ligeros. La cría se dedicó por tanto, al caballo de silla para competiciones y sobre todo concursos de saltos. Este nuevo enfoque de la raza, convirtió a estos equinos en auténticos atletas.

Poco a poco fue siendo exportado a lo largo y ancho del mundo, convirtiéndose en una de las razas predilectas para pruebas de doma clásica y concursos de salto de obstáculos.

En la actualidad, la raza sigue criándose en la ciudad de Celle, realizando una rigurosa selección de los mejores ejemplares para asegurar durante la perpetuación de la raza que se mantengan las características que hacen brillar a estos equinos en el deporte. Los Trakehners siguen estando presentes para reforzar al grupo de sementales, ya que esta raza influyo con gran éxito en el desarrollo de la raza hannoveriana.

Para medir la validez de estos sementales se sigue un proceso que indica tanto sus posibilidades para la cría como sus características para el deporte. Este test se realiza cuando los animales tiene unos dos años y medio. Después del cuál, deberán pasar por un periodo de examen junto a un jinete donde se valorará su capacidad para el salto y para la doma, su carácter e inteligencia, su facilidad en el manejo, etc. Se conoce a este test como “test de los cien días”. Si el caballo no supera la cuota establecida de 100 puntos, lo más probable es que no sea elegido como semental.

Las yeguas también tienen su propio proceso de selección, primero inician un recorrido por exposiciones para ir seleccionando a las mejores yeguas. A los tres años comienzan su primer examen donde se valorará su fecundidad.

De gran importancia en la selección de yeguas y sementales para la cría de la raza hannoveriana, son los campeonatos federales de Alemania, donde se mide cada año la mejor producción de caballos alemanes entre los que se encuentra esta raza.

Hoy día, es una de las razas de caballo de deporte más importantes a nivel mundial. La Asociación mundial de criadores de caballos de deporte, otorgó a la raza hannoveriana el primer puesto durante más 10 años consecutivos en doma clásica y ha estado entre los tres primeros puestos en salto de obstáculos durante más 13 años.

Espero que hayas disfrutado leyendo este artículo tanto como yo escribiéndolo.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Razas de caballos

Desde hace mucho tiempo la escritura forma parte de mi vida y, aunque mayoritariamente he escrito de manera amateur relatos cortos y alguna novela, estoy abriéndome camino en el mundo de los artículos centrándome en aquellos temas que me apasionan como los animales. Desde que era una renacuaja he vivido rodeada de ellos y aunque ahora mismo solo tengo una perrita, continua mi pasión por perros, caballos, gatos, conejos, buitres, linces, zorros... y la lista seguiría y seguiría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.