Los mejores caballos de carreras de la historia

Grupo de caballos de carreras

Las carreras de caballos son sin duda trepidantes. Puro espectáculo en todos los sentidos, que levanta emociones y engancha a todo aquel que decide presenciarlas. Este puede que sea el principal motivo de que este tipo de eventos hayan crecido en popularidad desde su inicio hace bastantes años. No obstante, tal y como hemos dicho, es un espectáculo en sí, y todo espectáculo goza de unos actores principales que son indispensables. En este caso está claro quiénes son, y a continuación vamos a presentarles a los mejores caballos de carreras de la historia.

Seguro que algunos de los caballos que les mencionaremos les son familiares e incluso conocerán gran parte de sus vidas dado que algunos de han convertido en personajes relevantes.

Phar Lap

Se podría decir que estamos ante uno de los caballos más famosos ya no solo del ámbito de las carreras, sino en todos los aspectos. Es uno de los animales más representativos de Australia y Nueva Zelanda, de hecho sus restos descansan repartidos como piezas expositoras de tres de los museos más importantes de ambos países.

Le llamaban el “Big Red”, nombre que hacía alusión a sus potentes cualidades físicas: resistencia, fuerza, gran altura y una velocidad endiablada. Todo esto sumado a su pelaje alazán. Verdaderamente, su figura imponía.

Paradójicamente, su estreno como corredor de carreras no fue el mejor posible, puesto que fue el colista en la primera carrera en la que participó. Pero como dice el refrán, “no es cómo empieza, sino cómo acaba”. Tras un inicio no muy bueno, sus actuaciones fueron mejorando considerablemente, hasta el punto de ganarlo absolutamente todo a finales de los años veinte.

Su importancia fue tal, que tuvo que someterse incluso a intentos de asesinato por gentes cercanas a las apuestas. El final de su historia llegó un 5 de abril de 1932 cuando tuvo una muerte un tanto extraña cuando se encontraba participando en competiciones del continente americano. Muchos creyeron que su fallecimiento fue causado por un envenenamiento.

John Henry

Caballo corriendo sobre arena

Al hablar de caballos deportivos en Estados Unidos, siempre salta a la palestra el nombre de John Henry, un purasangre que marcó toda una época gracias a sus importantes logros en la década de los ochenta.

De entre todas sus conquistas, hay que destacar la consecución del galardón como Caballo del Año en 1981 y 1985, y las cinco ocasiones en las que pudo proclamarse como Campeón Mayor en Estados Unidos. Ganó 39 victorias de las 83 que disputó, algo que significó unas cuantías y generosas ganancias económicas.

Su retirada llegó el 21 de junio de 1985, causada por una importante y fortuita lesión en uno de sus tendones que le impedía seguir rindiendo al nivel que se le exigía a un caballo de sus características.

Bárbaro

Caballo secretariat

El deporte no es fácil. La suerte no siempre te es favorable y existen ocasiones que cuando estás en lo más alto, tu carrera se ve truncada por una auténtica desgracia. Esta fue la situación de Bárbaro, una de las mayores sensaciones de los hipódromos de carreras de caballos purasangre estadounidenses  a principios de los años 2000.

Tras alzarse con el título en el Derby de Kentucky en 2006,  puso rumbo a Preakness Stakes en busca de ampliar su palmarés. Pero lejos de la gloria, lo que encontró fue una grave fractura en su pata derecha que le impidió participar. Posteriormente, tuvo que someterse a varias operaciones con el fin de evitar el destino que les aguarda a todos los caballos que padecen este tipo de lesión: la muerte por sacrificio. Por desgracia, las intervenciones no fueron exitosas y no alcanzaron el objetivo mayor, y días después tuvo que ser sacrificado en contra a la voluntad de mucho.

Una auténtica tragedia para uno de los caballos más prometedores de aquel entonces, para el cual no había techo.

Secretariat

Caballo de carreras

Secretariat fue uno de los caballos que marcó un antes y un después.  Ya en sus inicios, en los que ganó 7 de las 9 carreras en las que compitió y fue nominado a Caballo del Año, hacía presagiar que se estaba ante un animal especial y único.

Su progresión fue bárbara, y en el año 1973 se proclamó vencedor de la Triple Corona de Estados Unidos, un hecho histórico puesto que habían pasado nada más y nada menos que 25 años desde la última vez que se obró tal hazaña. Otro récord más que fue capaz de batir tuvo lugar en Belmont, donde se llevó el gato al agua en seis de las nueve pruebas en las que participó.  A finales de ese mismo año fue retirado para convertirle en semental.

A modo de curiosidad, destacamos dos hechos en torno a Secretariat. El primero de ellos se debe a que tenía un corazón el doble de grande que el de cualquier caballo normal, lo que le hizo ser todo un portento. El otro es que fue votado como uno de los mejores atletas de Estados Unidos, ocupando el número 35 en la lista.

Estos son, en nuestra opinión, los mejores caballos de carreras de la historia. A ellos podríamos sumarles los nombres de otros muchos que también tuvieron un papel relevante como pueden ser Smarty Jones o War Admiral.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *