El Caballo Lusitano o Caballo Portugués, uno de los caballos de silla más antiguos del mundo

Fuente: Wikimedia

Nos encontramos frente a uno de los Pura Sangre más antiguos de la Península Ibérica y uno de los caballos de silla más antiguos del mundo: el Caballo Lusitano. Gracias a descubrimientos e investigaciones realizadas en la Península Ibérica, sabemos que hace unos siete mil años ya se combatía a caballo y el Lusitano era uno de los elegidos para esta función.

La denominación “Lusitano” procede de la palabra “Lusitania”, una región romana situada al oeste de la Península Ibérica, lugar ligado al origen de esta raza equina. Esta región se corresponde con Portugal, de ahí que al caballo lusitano también se le denomine de manera común “caballo portugués”.

El considerado “caballo de los reyes” durante los siglos XVII y XVIII debido a la predilección de la realeza por dicho animal, ha sido apreciado durante mucho tiempo como raza equina ideal para el desfile, la equitación y casi cualquier deporte o modalidad de competición.

La llegada del Pura Sangre Inglés, hizo que perdiera fama durante el siglo XX, pero sus características y carácter hicieron que finalmente recuperara su popularidad.

Actualmente, su cría es muy popular en Portugal, Francia, Méjico y Brasil, aunque en otros países como España, Italia, Holanda, Reino Unido o Bélgica van aumentando las yeguadas de la raza.

Antes de adentrarnos en su morfología y su historia, una anécdota curiosa: esta fue la raza predilecta para el rodaje de las batallas en la trilogía del Señor de los Anillos.

¿Sabías que la historia del caballo Lusitano y su morfología hacen sospechar que esta raza es una variante regional del caballo andaluz? Aunque, es cierto, que en muchas ocasiones son considerados ejemplares diferentes, ambos conformarían una línea común.

¿Cómo es?

Con una alzada que oscila entre 150 cm y 160 cm, estamos ante un equino de la Península Ibérica de tipo barroco, como el Pura Sangre Andaluz.

El Caballo Lusitano destaca por su excelente combinación entre superficie y masa. Es un equino compacto, de volumen medio, que se caracteriza por tener un tronco fuerte y una grupa redondeada. La cabeza, bien proporcionada respecto al cuerpo, posee una frente ancha y unas orejas finas y expresivas. Su cola baja, extremidades alargadas, agilidad y paso amplio, le confieren una elegancia particular al caminar. Además, es bien conocido su movimiento, dirigido hacia la frente, convirtiéndolo en un caballo bueno y muy cómodo para el jinete.

Es un Pura Sangre que sin lugar a dudas, destaca en su capacidad atlética, su flexibilidad y facilidad en el salto y al esquivar obstáculos.

¿Y cómo son sus capas? Esta raza presenta casi cualquier variedad de tono sólido en su pelaje. Sin embargo, las capas que más destacan son las castañas, a veces zainas, las grises, las bayas y en especial las tordas que son muy frecuentes en esta raza.

El pelaje más valorado entre los caballos lusitanos son los de tono cremello y palomino, puesto que son los menos frecuentes.

Fuente: Wikimedia

En cuanto a su carácter, es un animal inteligente, calmado y valiente, lo que lo ha llevado a estar muy presente en el mundo de los toros y el ganado.

La inteligencia y la agilidad recientemente mencionadas junto a su comportamiento fácil y dócil al montar, lo hicieron un animal muy querido y utilizado para la guerra..

Todas estas características lo convierten en un caballo muy apto y apreciado para la monta, el rejoneo, la doma clásica y cualquier tipo de concursos o competiciones.

Podemos encontrar algunas diferencias entre los caballos Lusitanos dependiendo de la línea de sangre de la que desciendan:

Andrade

Los caballos procedentes de la rama Andrade, son más altos, con la cabeza ligeramente recta, fuertes y de grupa redondeada, lo que le confiere un porte elegante. Son muy buenos para el dressage, el rejoneo y el trabajo de campo. 

Vegia

Por otro lado, los descendientes de la rama Vegia, que también son excelentes en el rejoneo, poseen la cabeza convexa típica de la raza, sujeta por un cuello flexible. Son de talla más corta que los Andrade. Son enérgicos y valientes, descendientes de los caballos de guerra de la antigua Lusitania.

Un poco de su historia

Conocido como uno de los caballos de silla más antiguos de occidente, el caballo Lusitano es originario de la Península Ibérica.

Fuente: Wikimedia

Comentábamos al inicio del artículo, que esta raza y la del caballo Andaluz comparten hasta cierto punto morfología e historia y es que ambos descienden del mismo equino: el Sorraia. 

Los primeros datos se remontan hacia el año 25000 a. C. en Málaga, donde se halló la existencia del ancestro más lejano del caballo Lusitano: el caballo de Sorraia. Este equino, se cree tuvo su origen con el cruce de los caballos ibéricos nativos y caballos procedentes de oriente y puede que del norte de la zona africana. El Sorraia estuvo durante miles de años aislado en el sur de Portugal y el sur de España.

Estos equinos fueron utilizados en la guerra, la caza y la agricultura, por los pueblos que habitaban la Península Ibérica.

Mucho tiempo después, hacia el 3000 a. C., con la entrada de distintas tribus africanas el Sorraia comenzó a ser cruzado con los equinos que traían estas tribus, como el árabe, y a recibir influencias de estas civilizaciones en la doma. Podría decirse que aquí empezó a moldearse el caballo Lusitano actual.

Sin embargo, no sería hasta la llegada de Juan V de Portugal y su decisión de crear una caballería de equinos portugueses, cuando la raza del caballo Lusitano terminaría de tomar forma. Fue entonces cuando comenzó la cría del caballo portugués.

Se importaron yeguas y sementales desde España para este fin, formando la denominada raza Alter Real, que posee un porte y unos andares realmente destacables. Esto se consiguió mediante el cuidado y la doma del conjunto de animales traídos desde España y los caballos portugueses.

En 1967 apareció el primero volumen del libro genealógico de caballos portugueses. Con estos equinos, y siguiendo con el deseo del monarca Juan V de Portugal y de su hijo de conseguir unos caballos de montura de una calidad excepcional, continuó la selección de ejemplares de Alter Real. Esta selección y cruce de equinos siguió hasta conseguir la creación de las dos lineas de sangre que darían origen al caballo Lusitano: Andrade y Vegia. A partir de ellas y mediante el cruce se obtendrían esta raza de equinos tan apreciada en un sinfín de modalidades deportivas y de competición.

Espero que hayas disfrutado leyendo este artículo tanto como yo escribiéndolo.


Categorías

Razas de caballos

Desde hace mucho tiempo la escritura forma parte de mi vida y, aunque mayoritariamente he escrito de manera amateur relatos cortos y alguna novela, estoy abriéndome camino en el mundo de los artículos centrándome en aquellos temas que me apasionan como los animales. Desde que era una renacuaja he vivido rodeada de ellos y aunque ahora mismo solo tengo una perrita, continua mi pasión por perros, caballos, gatos, conejos, buitres, linces, zorros... y la lista seguiría y seguiría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.