Brida Western

La brida es una de las piezas más importantes del equipo del caballo ya que de ella depende el manejo, control y seguridad del jinete. Se compone de cabezal, riendas y freno y entre las más populares está la conocida como brida western.

La brida Western, al igual que la montura, fueron desarrolladas por aquellos conquistadores de América muy similares a las que elaboraron los colonos británicos, aunque estas últimas menos vistosas y adornadas.

Cuenta la historia que un cowboy elaboró el típico modelo de brida llamado “de oreja” llevado por una urgencia, se quitó el cinturón y le hizo una raja longitudinal con la navaja, a través de la cual le pasó la oreja al caballo. A partir de ahí, los guarnicioneros las realizaron mejorando y modificando la hechura original según los gustos personales de cada uno.

Lo más importante es que a lo largo de su historia se ha ido elaborando y fabricando con materiales duraderos y con un diseño bello y ajustado a la seguridad del jinete, ya que, cuando llegó a nuestro país, pasando por su variación mexicana, lo hizo con un despliegue de arte en cuanto a sus adornos.

Se trata de una brida típica y básicamente estaban originalmente compuestas, además de unas riendas y un freno, por un cabezal formado por dos carrilleras.

La brida western, sin dejar de utilizarse las genuinas ‘de oreja’ y frontalera, cuenta con los básicos en infinidad de variedades para todos los gustos. Bridas con o sin ahogadero, ‘oreja fija’, ‘oreja deslizante’, ‘dos orejas fijas’ o ‘dos orejas deslizantes’. Todas ellas, en su mayoría, elaboradas con materiales finos. En cuanto al freno en la brida Western son de hebillas, tornillos o latiguillos de cuero llamados ‘water thongs’.

Ahora bien, las bridas de frontalera con ahogadero son utilizadas para los caballos jóvenes de hasta cinco años, exhibidos con filete y cabezales ‘de oreja’ o ‘dos orejas’ sin ahogadero para caballos adultos, exhibidos con bocado de palanca.

La muserola no se usa en las bridas Western porque el caballo tiene que abrir la boca para mostrar su incomodidad.


Categorías

Doma Vaquera

Desde muy pequeña me di cuenta que los animales son esas criaturas maravillosas con las cuales puedes ver el mundo desde otra perspectiva hasta el punto de llegar aprender mucho de su comportamiento. El mundo animal es tan fascinante como el humano y muchos de ellos te dan amor, compañía, fidelidad y sobre todo te enseñan que durante muchos momentos te pueden dejar sin aliento. Soy una enamorada de ciertas especies animales, como los caballos, y por eso estoy aquí, dispuesta a compartir este maravilloso mundo ¿Te apuntas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.