Anemia infecciosa en los caballos

anemia infecciosa equina

La anemia infecciosa en el caballo más conocida como anemia infecciosa equina se trata de una enfermedad vírica cuyos síntomas son: fiebre recurrente, anemia, pérdida de peso y edemas ventrales. Se transmite mediante la picadura de los mosquitos y es un virus que lo tendrán de por vida.

La anemia infecciosa, en muchos caballos, puede presentar signos que apenas se aprecian en su primera exposición y pueden pasar desapercibidas para el encargado del caballo.


Principalmente los infectares más efectivos son las moscas picadoras de la familia Tabanidae, especialmente las moscas de los caballos. Las picaduras de estas moscas son dolorosas, y la reacción del caballo es interrumpir la alimentación. La mosca intenta continuar alimentándose inmediatamente, en el mismo animal o en otro huésped que esté cerca, produciendo la transmisión de sangre infectada.

Al ser altamente contagioso se dan casos de infectados mediante las transfusiones de sangre o mediante agujas, instrumentos quirúrgicos, y flotadores dentales contaminados. El período de incubación es de una semana a 45 días o más. Algunos caballos permanecen asintomáticos hasta que sufren algún estrés.

La tasa de infección varía con la región geográfica. La transmisión del virus está influenciada por la cantidad y las especies de moscas involucradas, sus hábitats, la densidad de la población de caballos, el nivel de viremia en el huésped y la cantidad de sangre transferida.

Para saber si un caballo es portador de la anemia infecciosa hay que realizar unas pruebas de serología. Posterior hay que realizarse el test de Coggins cada quince días si ha dado positivo alguno de los caballos.

Cuando el caballo se infecta, se convierte en portador de por vida y deben permanecer aislados de otros animales susceptibles o ser sacrificados. También existe riesgo de infección congénita, si la yegua tiene signos clínicos antes de parir. Los potrillos nacidos de yeguas infectadas, deben ser aislados de otros equinos hasta que se determine que están libres de infección.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *