驴C贸mo es la reproducci贸n de un caballo?

Yegua y potro

Dentro del mundo del caballo encontramos muchos aspectos y variantes que pueden ser muy interesantes para todos aquellos que aman a este maravilloso animal. No solo tener un caballo implica el pasear, montar, etc., sino que también hay otras posibilidades como las competiciones deportivas (carreras o hípica), concursos en los que se valora su morfología y algo que resulta muy atractivo: la cría.

Muchos aficionados desean que obtener descendencia de sus caballos. Experimentar el proceso de embarazo, nacimiento y cuidados de un joven potro. Pero, se ha de advertir que esto no es una tarea sencilla. Hay que tener un gran número de conocimientos y adquirir una serie de aprendizajes que poner en practica con el fin de obtener una experiencia que nos será muy útil, sobre todo si tenemos como objetivo el continuar con la cría del caballo hasta el punto de poder formar nuestra propia yegua o ganadería.

Es necesario, casi siempre, recurrir a algún profesional o alguien que nos asesore de manera concienzuda en estos temas, para evitar que surjan una cantidad ingente de problemas. No obstante, a continuación intentaremos orientarles aportándoles una serie de contenidos y datos interesantes para hacer algo más amena esta aventura de la cría del caballo.

¿Cuándo se reproducen los caballos?

Yegua pastando con su potro

 

La estación del año más idónea para el nacimiento de los jóvenes caballos es la primavera, al igual que sucede en muchas otras especies animales, especialmente en todas aquellas que pertenecen al grupo de los mamíferos. El motivo o la causa es que en esta época la comida suele ser mucho más abundante y las condiciones climatológicas no suelen ser extremas sino más bien suaves, jugando un papel fundamental las horas de luz.

El aumento de luz estimula de forma considerable los llamados “centros receptores” localizados en el cerebro que son los culpables de poner en marcha la producción de hormonas, incluidas las sexuales.

Un pequeño truco, que también utilizan otros criadores de otros animales domésticos poniendo como ejemplo a los ornitólogos, es el de facilitar luz artificial en el establo o lugar de cría. Esta técnica provoca que el reloj biológico de nuestros caballos se ponga en funcionamiento y podamos adelantar así el periodo reproductivo.

La madurez sexual en estos equinos suele llegar alrededor de los tres años de edad. En raras ocasiones, han surgido casos en los que una yegua o un joven potro han sido fértiles con tan solo dieciocho meses, pero insisto en que es algo excepcional y que no suele darse con frecuencia.

El momento ideal para el nacimiento de los potros se encuentra entre los meses de mayo y junio.

Embarazo en caballos

Potro corriendo

El periodo de gestación, por norma general, es de unos once meses, alrededor de los 340 días. Pero, como en muchas otras cosas, esto no es una ley dogmática. Existen embarazos en yeguas en los que el potro se ha desarrollado correctamente y ha nacido al finalizar los primeros diez meses, requiriendo estos una serie de cuidados especiales. Por el contrario, hay situaciones en los que este proceso se ha alargado hasta el año, normalmente cuando la cría es un macho.

Un dato curioso es que normalmente los partos de las yeguas suelen sucederse en horario nocturno. Dichos partos no se exceden mucho más allá de los quince minutos. Aunque cabe destacar que si la madre encuentra o intuye algún tipo de peligro es capaz de interrumpir el parto.

Durante el embarazo es necesario tomar un gran número de precauciones. Es importante decir que el desarrollo de la cría se produce en el interior del útero  en los últimos tres meses de embarazo. Por tanto en los primeros seis meses de gestación, las yeguas pueden ser cubiertas sin ningún problema, pero a partir de este instante puede convertirse en un serio peligro que puede provocar incluso la muerte del joven potro.

La alimentación siempre es algo muy importante, y lo es más aún durante el embarazo. El aportar a nuestra yegua una dieta rica y variada, incluyendo suplementos proteicos, es fundamental.

Un consejo para todos aquellos criadores cuyos animales no se encuentran al aire libre, sino que permanecen alojados en establos y lugares pequeños durante la mayor parte de la jornada, es la realización de ejercicio. Dar pequeños paseos, e incluso ligeros trotes, a nuestras yeguas embarazadas, es una práctica muy positiva.

Cuidados del potro

Potro recién nacido

Si deseamos que nuestro potro crezca fuerte y sano es necesario tener una serie de nociones básicas sobre sus hábitos de comportamiento, de alimentación, etc.

Una de las imágenes que más nos impactan de un joven caballo son sus largas patas. Un potro recién nacido posee unas largas extremidades, que le permiten ponerse en pie tan solo una hora después de haber nacido, y correr a las dos horas de dicho instante.

Estas largas patas también le prohíben alcanzar con su hocico la hierba o pasto localizado en el suelo, lo que implica que,  en un medio natural, los potros solo se alimenten de la leche que produce su madre. Una leche rica en proteínas que aceleran y mejoran el crecimiento de la cría. Además, la primera leche que produce la yegua se denomina “calostro”, que posee una cantidad enorme de anticuerpos.

Los potros suelen mamar y alimentarse cada cuarenta y cinco minutos, aproximadamente. Si notamos irregularidades en este comportamiento puede deberse a que el potro no es capaz de alcanzar correctamente las mamas de la yegua, o quizás la leche de esta no es de buena calidad lo que conlleva el rechazo de la cría.

Una vez el potro haya finalizado con su lactancia, es recomendable suministrarle piensos de alta calidad que suplan cualquier carencia en su desarrollo. Es aconsejable propinarle algún tipo de suplementos, sobre todo de carácter vitamínico (vitaminas A,D y E en particular).

El ombligo es algo que preocupa mucho a los criadores. Su cuidado, a lo largo de los días posteriores al parto, es muy importante. Si tiene un aspecto normal, no es necesario tomar alguna medida salvo la de limpiarlo con algún producto desinfectante. Pero si vemos que no está en buen estado, en algunos casos supone hasta una vía de escape para la orina, no hay que pensarlo dos veces y se debe acudir rápidamente al veterinario. Si no es así, pueden surgir contratiempos fatales.

A pesar de tener una corta edad, los jóvenes caballos son animales muy activos, por lo que si notamos que nuestro potro dedica gran parte de su tiempo a dormir, puede deberse a que se encuentre débil u enfermo.

La cría del caballo puede suponernos una experiencia muy satisfactoria y gratificante, siempre y cuando tengamos claro ciertas cosas que nos ayuden a lo largo de la misma. Esperamos haberles sido de gran ayuda y haber podido aclarar ciertas dudas que se tengan sobre este tema.

En resumen

Potro mamando

En los caballos normalmente la etapa reproductiva comienza con la pubertad, lo cual se da en las hembras entre los 15 y los 24 meses de edad, mientras que en los machos suele aparecer a una edad más temprana ya que normalmente se desarrolla entre los 14 y los 18 meses, siendo muy importante este momento para los caballos ya que no solo se centra el proceso en el apareamiento, sino que también es  fundamental en el desarrollo sano y en el desempeño posterior del animal.

Pero el proceso es mucho más complejo ya que en la reproducción artesanal, no en la inseminación hay etapas que los caballos y las yeguas realizan y que son necesarias para poder lograr el apareamiento, ya que previamente debe existir un momento de cortejo, en donde la yegua juega mientras que el macho va dominando hasta que en un punto la yegua muestra completamente su entrega y es en ese momento en el se produce el apareamiento.

El ciclo estral en las yeguas depende del foto periodo, ya que las yeguas son animales poliestricas estacionales, teniendo su ciclo mensual una duración de 21 días, teniendo su celo una duración de escasos 5 días por lo cual hay que estar muy pendientes, si estamos esperando para generar la reproducción en los caballos, incluso los expertos dicen que el mejor momento para que el macho la monte es entre las 12 y las 36 horas del comienzo del celo ya que es el momento en donde la yegua está ovulando por lo que las posibilidades de conseguir que la yegua quede preñada son muy altas.

 


Categor铆as

Reproducci贸n

Carlos Garrido

Apasionado del deporte, la naturaleza, el mundo animal y la escritura. Me encanta aprender y contar cosas nuevas a los dem谩s a trav茅s de mis textos.

2 comentarios

  1.   BOBOS dijo

    La alimentaci贸n del kballo es el pasto. ja ja (y)

  2.   bimba dijo

    Ten茅is que meter mas informaci贸n

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *